zamak economia circular

Miércoles, 19 Junio 2019 08:15

Zinc o Zamak vs Plástico

Los plásticos han tomado la Tierra. Su creciente producción y uso amenazan con contaminar cada rincón del planeta, especialmente los mares, destino final de muchos de ellos, donde perjudican seriamente la salud de los ecosistemas acuáticos y la supervivencia de las especies que los pueblan. Los podemos encontrar en la playa, en las rocas, flotando en el agua e incluso en las zonas más profundas. Desde el Ártico hasta la Antártida, en zonas pobladas y en islas deshabitadas. Cada año, los mares y océanos son receptores de hasta 12 millones de toneladas de basura.

La importancia de la economía circular

En 2015, la Comisión Europea adoptó un plan de acción para contribuir a acelerar la transición de Europa hacia una economía circular, impulsar la competitividad mundial, promover el crecimiento económico sostenible y generar nuevos puestos de trabajo.

El modelo económico actual es un modelo lineal, basado en “tomar-fabricar-consumir-eliminar”. Este modelo es agresivo con el medio y agotará las fuentes de suministro, tanto materiales como energéticas. La economía circular es aquella en la que se maximizan los recursos disponibles, tanto materiales como energéticos, para que estos permanezcan el mayor tiempo posible en el ciclo productivo. La economía circular aspira a reducir todo lo posible la generación de residuos y a aprovechar al máximo aquellos cuya generación no se haya podido evitar. Lo que se aplica tanto a los ciclos biológicos como a los ciclos tecnológicos. Así se extraen materias primas, se fabrican productos y de los residuos generados se recuperan materiales y sustancias que posteriormente se reincorporan, de forma segura para la salud humana y el medio ambiente, de nuevo al proceso productivo. En última instancia se trata de desvincular el crecimiento económico del consumo finito de recursos.

El zamak puede reciclarse indefinidamente sin perder su pureza o sus propiedades o sus cualidades intrínsecas. El 90% de las aleaciones de zinc se reciclan. Además, el zamak moldeado produce muy pocas emisiones al aire y al agua. Su consumo de energía es también muy bajo. Se desintegra en agua de mar, no se produce a partir de hidrocarburos, por lo que no aporta ninguna contaminación.

Es por esta razón que muchas empresas están modificando sus productos eliminando las piezas de plástico por piezas de zamak o zinc, de esta forma, además de contribuir al medio ambiente están tomando conciencia de la importancia de la economía circular para tratar de invertir el deterioro y la contaminación de nuestro planeta.

Publicado en Zamak

Blog